El regreso del tejido más evocador se celebra por todo lo alto en las entrañas del interiorismo y la decoración. Vuelve la elegancia en su más alto nivel con un único tejido, el más sofisticado y bello de todos: el terciopelo. Los mejores diseñadores de moda ya lo anunciaron, la revolución para este otoño/invierno 2016 en tejidos sería el terciopelo, y así es. El que fuera el rey de la década de los '80 se pone de moda y viste las estancias de cualquier hogar.



Si bien en negro ha sido siempre apoteósico, los días de los meses más fríos del año adoptan el colorido y aceptan un 'velvet' más alegre. El tejido de la temporada se incorpora a la era más tecnológica sin titubeos. Su unicidad lo convierten en el perfecto aliado de cualquier estilo de decoración. Eso sí, se presta especial cuidado al mobiliario y los accesorios dispuestos a su alrededor.



La elegancia debe siempre rodearse de distinción y calidad. Y si es el mobiliario el que se quiere dejarse acompañar de terciopelo, entonces los interioristas se centran en los detalles y los complementos para introducir con sutileza, la delicadeza y perfección de una textura tan suave. De una u otra manera, lo claro es que el terciopelo forma parte de los mejores espacios, y las mejores marcas lo consideran el aliado perfecto para exhibir sus piezas a lo grande.



Es el caso de Palluco. La casa italiana encara el nuevo 'velvet' con los mejores diseño de lámparas. Y es que la iluminación cobra toda la importancia del mundo porque el terciopelo puede sufrir de todo, menos pasar desapercibido. Gilda y Fortuny toman el control de los espacios y ponen los puntos sobre las íes, desplegando todo el estilo de unas lámparas propias de una casa como Palluco.



Enrico Franzoline es el creador de Gilda, una lámpara sin precedentes que incluye el metal en su estructura ligera y se adapta al colorido de las estancias. El pergamino enclava como nadie la tendencia Black&White sin olvidarse de los tonos naturales, dominantes en una decoración más clásica.



Acabado en yute o sintético, Gilda es sin duda una buena opción para iluminar cualquier tapizado de terciopelo. Mariano Fortuny y Madrazo fue el 'culpable' de la existencia de Fortuny, un diseño futurista con personalidad propia que enfrenta con carácter el tejido de moda. Y es que la invasión del terciopelo llega en el mejor momento de la decoración.