Cuando hablo de cocinas que me gustan siempre apuesto por la modernidad, líneas rectas y puertas lisas para una funcionalidad que en la cocina se vuelve indispensable. Sin embargo y contradiciendo todos mis cánones establecidos, me enamoré de esta cocina de un estilo más clásico, que creo que esconde muchas ideas a la hora de llevar a cabo una reforma en la cocina.

cocina-reforma-1       cocina-reforma-2


Os cuento porqué:

1. El color entre grisáceo y mint de los muebles bajos, un color que contrasta y queda muy elegante con el suelo de madera de color oscuro.

2. La encimera y el copete alto con el frente de mármol o cuarzo compacto (también existe uno que parece mármol) una tendencia que me encanta y además es limpia por la ausencia de juntas.

cocina-reforma-3       cocina-reforma-4


3 .El color blanco de los muebles altos me parece todo un acierto, además de aligerarlos se integran perfectamente con la pared blanca, creando un espacio más diáfano que la hace más grande. Cuando se necesitan muebles para guardar, esta opción me parece la mejor en cocinas pequeñas.

4 . La campana tipo chimenea de color blanco me parece también un acierto por el mismo motivo.

cocina-reforma-5 


5 . Los tiradores color oro, una apuesta elegante y distinta.

6. Las lámparas de techo, clásicas y atemporales haciendo juego con los tiradores.


Ahora vamos a ver el antes:

cocina-reforma-6      cocina-reforma-8

La pared de la izquierda ha sido derribada dejando el espacio abierto, que permite integrar la cocina en el salón. Una reforma maestra ¿no os parece?