"Cosmopolita, viajero, arriesgado, contemporáneo, revisionista y multicultural". Hablamos de un estilo en concreto, el del interiorista Tomás Alía.

Nació hace 42 años en Largartera, un pueblo de Toledo popular por sus bordados. Creció en una familia "chapada a la antigua", como él mismo describe, llena de artistas y artesanos. Tomás Alía cuenta que su pasión por el diseño y la arquitectura fue contagio directo de su madre y la entrega de ésta a los bordados. Hoy en día, este largarterano es conocido como interiorista de la jet set y los jeques árabes. Su estilo mezcla la cultura árabe con lo tecnológico, de ahí que sus últimos proyectos se hayan desarrollado en países musulmanes como Arabia Saudí, Marruecos, Tánger, Argelia, Dubai o Qatar.


Tomás Alía


Café Larios en Madrid


Restaurante Mood en Majadahonda

Estudió Técnico Superior de Diseño de interiores y en el tercer año de carrera ya trabajaba en proyectos ligados al Hotel Villamagna. Sus primeros trabajos importantes fueron los locales nocturnos más famosos de España. Por sus manos han pasado Moma 56, Cool, Larios Café, Ave Nox, Bagaloo, el pub Sol Y Sombra, el Hotel Baobab en Madrid o la discoteca Rumm en Lanzarote, entre otros.

Restaurante Bajo Cero en Madrid


Hotel Oscar Room Mate en Madrid


Hotel Oscar Room Mate en Madrid

"He hecho mucho local de ocio y muchos de los que me han contratado para eso, se han hecho millonarios!" - palabras de Tomás Alía.


Hotel Oscar Room Mate en Madrid


Habitación del Hotel Oscar Room Mate en Madrid


Hotel Riad Dar Badia Asilah (Marruecos)

Pronto pasó al ámbito privado, codeándose con la aristocracia y los ricos. Cuenta de ellos que "son más humildes de lo que parecen" aunque deja caer que "suele abundar mucho mal gusto y algún capricho extravagante".


Tienda de Javier Larrainzar en Madrid


Restaurante Mood en Madrid


Botella Cuvée Prestige René Lalou para G.H. Mumm

Tomás Alía también trabaja para las casas reales. Uno de sus primeros trabajos con la realeza fue el diseño del recorrido "Madrid Contemporáneo" de la Gran Vía madrileña, para la boda del Príncipe de Asturias. Hace dos años terminó un proyecto para la jequesa de Qatar: la decoración de 54.000 metros cuadrados y más de 200 salas del Palacio del Emir, en Doha.


Café Larios en Madrid


Maqueta del estadio olímpico de Qatar Fundation en Doha.
Arquitectura desarrollada por RFA ARCHITECTS e interiorismo del estadio desarrollado por Tomás Alía


Sus planes futuros pasan por el diseño de los espacios públicos de una nueva ciudad que se va a implantar entre Yeda y Mecca (los centros urbanísticos más importantes de Arabia Saudí), además del estadio de Qatar para el mundial de fútbol del 2022, hoteles, etc... Trabaja asiduamente con las Koplowitz y los Cortina y su hobby pasa por organizar catas de puros con personalidades como Luis Medina, Alaska, Boris Izaguirre... o Pascua Ortega. Aún con todo este currículum se considera uno más entre sus compañeros y le gusta que le llamen simplemente, arquitecto de interiores.