El diseño de interior me eligió a mí y no al revés. Cuando tenía 7 y 8 años iba a la casa de mis amigos y les decía a sus madres cómo redecorar sus casas cambiando los muebles de lugar. Además, era el encargado de comprar regalos para los demás porque según ellos tenía buen gustoSamuel Botero.



Botero es uno de los pocos diseñadores de interiores latinoamericanos que se encuentra en la lista de los diseñadores más reconocidos del mundo. Este colombiano, afincado en Nueva York desde los 13 años, reconoce que diseñar interiores es crear historias. Y sus historias tienen que ver con sus orígenes. Latinoamérica engloba una diversidad de países multiculturales, con paisajes muy pintorescos y donde el colorido está muy presente.



Los espacios creados por Botero hacen un recorrido a su infancia a través del colorido y la cultura en la que ha crecido. Siempre tiene presente la cultura maya y azteca a la que hace referencia a través de objetos decorativos como esculturas, alfombras o jarrones. Sus espacios son acogedores y transmiten calor a través de los colores. Sin embargo, la vida de este colombiano hasta llegar al éxito no fue todo color de rosa. Desde muy pequeño tuvo que lidiar con su dislexia que no le fue diagnosticada hasta los 30 años, lo que le impidió aprender a leer al mismo ritmo que los demás.



Su falta de concentración y su “aparente” distracción le valió numerosos castigos y el ser apartado en numerosas ocasiones en el colegio. Convivo con la enfermedad. Por ejemplo, no puedo utilizar hojas de cálculo porque los números se han convertido en un problema para mí. Mi mente piensa una cosa, pero la realidad es otra – dice el diseñador en relación a su dislexia. Ironías de la vida, Samuel eligió una carrera donde las mediciones y los números están a la orden de “su” día. Creo que es increíble que haya escogido una carrera donde debo lidiar con las mediciones a diario. Tengo que revisarlos tres veces para estar seguro de que son correctas y, aun así, dispongo de otras personas que lo comprueban - decía el diseñador en una de sus múltiples entrevistas.



Su creatividad (vista a tiempo por grandes diseñadores de la época como Ken Scott y personalidades de Hollywood como Yasmine Khan, hija de Rita Hayworth) junto a su instinto es lo que le han llevado hasta lo que es hoy en día.