Aunque su origen es un poco confuso, lo que sí está claro es que los puffs se han convertido hoy en día, en uno de los elementos por excelencia para decorar los espacios. La temporada primavera/verano es especialmente importante para ellos, creciendo su demanda fuertemente debido a la facilidad de los mismos de vestir con maestría todo tipo de estancias.


Los puffs siempre se han visto como piezas más coherentes para la decoración Chill Out o Lounge, debido a su diseño anatómico capaz de adaptarse a la forma de cualquier usuario. Sin embargo, con el paso del tiempo han ido evolucionado y cada vez más los vemos en ambientes muy dispares, debido a su gran cantidad de formas, colores y texturas.

 

Su versatilidad les proporciona una característica multifuncional muy valorada en la decoración y sus diseños varian a la par de la marca que los produce. Es exactamente esa versatilidad, la que los ha convertido en una de las piezas claves para el interiorismo de espacios pequeños y grandes. Su multifuncionalidad ha aumentado su demanda y ya hay pocas estancias que no dispongan de un puff.

  

El interiorismo los utilizó desde el principio y pronto siguió su paso la decoración de exteriores. Sus tejidos, sus colores... y la innovación de sus formas, los hacen ideales como accesorios de confort donde disfrutar de un buen descanso o, simplemente, como parte de la decoración para introducir notas de color, algo de informalidad o acabar con la monotonía de un único estilo.
  

El material resistente y el recubrimiento especial de los puffs permiten el arrastre de ellos sin miedo a la rotura y la limpieza sencilla de los mismos. Sus colecciones dejan espacio a puffs XL tan de moda esta temporada, así como estampados florales o lisos con brillos que recuerdan a la época de los '60.

  
Son los propios para seguir con la línea del minimalismo, fiel seguidor de líneas rectas y simples y colores como el blanco, el negro o el gris. El estilo vintage, el contemporáneo, el tan seguido Zen o el ecléctico, entre otros, también son apuestan para completar la decoración de las estancias. Desde cuartos de baño hasta dormitorios, cocinas... o terrazas y jardines, incluyen puffs como los accesorios perfectos sin lugar definido ni estilo propio.
  
Un elemento siempre de moda que los decoradores introducen sin miedo cada primavera/verano.
Ver todos los puffs