Parisino de nacimiento, a sus 67 años, Philippe Starck puede presumir de pertenecer a lista de los decoradores más reconocidos mundialmente. Decorador, arquitecto y diseñador, ha llegado a crear hasta bicicletas y exprimidores de zumo.



Philippe Starck es reconocido como un brillante excéntrico, cuya carrera está llena de logros, premios y éxitos. Ha sido nombrado Comandante de la Orden de las Artes y las Letras (1998) y Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor (2000), consiguiendo una multitud de premios de reconocidísimo prestigio, a lo largo de su trayectoria profesional. Su marca se extiende por todos los rincones del mundo. Desde el Brooklyn Museum de Nueva York, al Museo de Diseño de Londres y el Museo de Artes Decorativas de París.



Ha trabajado para importantes fábricas de diseño de mobiliario como Emeco, en donde fue el creador de piezas como el taburete Kong Barstool, un diseño exclusivo para el restaurante chino Kong, en París, cuyas líneas y material (aluminio reciclado) permiten el deslizamiento fácil y elegante de los clientes dentro y fuera de la barra del bar. Otras de sus genialidades para Emeco son el sillón Mecedora de la colección Heritage, la silla Broom Stacking o la silla Zartan Basic.




Philippe Starck nació el 18 de enero de 1949. Hijo de un constructor de aviones, su pasión por el diseño le viene desde pequeño. Se graduó en la escuela Nissim de Camondo de la capital francesa y con 30 años, fundó su primera empresa bajo el nombre de Starck Product. En los años '70 hizo sus primeros proyectos importantes de interiorismo al decorar Les Bain Douches (1978) y La Main Bleue (1979), dos de las discotecas nocturnas más importantes de París. Su reconocimiento internacional le vino de la mano del que fue presidente de Francia en 1984, François Miterrand, quien lo eligió para la renovación de los interiores del Palacio del Elíseo.



A partir de ahí, su carrera despegó a tal velocidad que su talento llegó pronto, a oídos del todopoderoso empresario americano Ian Schrager. Los trabajos de Starck para la cadena de hoteles de Ian lo catapultaron a la fama de manera definitiva. Se le considera el creador, junto a Schrager del término "lobby socializing", una innovadora manera de plantear el hall de un hotel como un espacio sofisticado y de puro diseño, en donde reunirse huéspedes y visitantes. Como muchos lo definen, Philippe Starck es "el gran genio de la creatividad infinita".