Nació en El Cairo el 18 de septiembre de 1960 y se crió en Inglaterra. Mitad inglés, mitad egipcio, es considerado uno de los diseñadores industriales más prolífero de su generación. Con 22 años se trasladó a Canadá donde ingresó en la universidad para estudiar Diseño Industrial. Ottawa le marcó su vida y, aunque ahora vive en Nueva York, sus viviencias y recuerdos de la ciudad canadiense aparecen en cada una de sus obras. Karim Rashid es de todo menos vulgar.



El hombre que siempre viste de blanco y rosa y que en su poco tiempo libre le gusta ser Dj, tiene el cuerpo cubierto de tatuajes. Dice que cada uno representa ciudades que le han influenciado de una u otra manera. San Francisco, Nueva York, Los Ángeles y Ottawa son algunas de ellas.





Vive en Manhattan con su mujer, Ivanna, en un loft que ha diseñado él mismo. Comienza cada mañana con una buena taza de café y desayuna mientras responde decenas de emails. Cada día anda un manzana para llegar a su oficina, donde le espera otra taza de café y mucho trabajo. Karim Rashid estableció su primer estudio en Ottawa, la capital canadiense, en el año 1991. Dos años después se trasladó a Nueva York, "la ciudad más cosmpolita y mágica del mundo". Desde sus oficinas atiende "15 proyectos diarios" que lo mantienen ocupado todo el día.







Ha trabajado con multitud de marcas de diseño entre las que se encuentra la italiana Bitossi, para la que creó la lámpara Oboy. Dice que su inspiración le viene de su padre, al que define como "un hombre del renacimiento creativo". Un ser que "a diario creaba muebles, vestidos para mi madre, lonas de pintura y todo lo que le encargaban". Recuerda haber vivido entre plumas, lápices, colores y papel: "Ese era nuestro hábitat natural".







Cuenta que sus padres nunca le impusieron que se dedicara a crear, aunque siempre le inculcaron a él y a sus hermanos que "hiciéramos todo lo posible por conseguir aquello que queríamos e intentáramos sobresalir en ello". Comenta que sus padres les enseñaron lo que significaba profundamente la palabra "inspiración".
Su lema es "don't specialize" y su proyecto favorito es "siempre el último".