...89 días y 20 horas. El otoño, señor de la madurez y maestro de la calma, llega desde el Hemisferio Norte a nuestros hogares para quedarse un tiempo. Sin avisos ni ruidos, Autumnus, nos visita fríamente ordenando cambios para los próximos meses. Así es, como el sol vigoroso y reluciente del verano, se esconde y deja paso a uno más tímido y templado.


clic en la foto
Así es, como las chimeneas despiertan de su letargo, impregnando las calles de ese olor característico a madera quemada, y volviéndolas más silenciosas y solitarias. Nuestros hogares comienzan a convertirse en guaridas, porque cada mañana es un minuto más corta y cada noche es dos minutos más larga. Y así, durante 89 días y 20 horas. El otoño, la estación bautizada como "la estación triste", esconde su belleza bajo un extenso manto que los ojos humanos no quieren ver.


clic en la foto
Es en esta época, cuando la Naturaleza despliega todo su arte y nos lo enseña en todo su esplendor. Es el momento donde tienen lugar las noches más espectaculares del año. La primera noche es la de Harvest Moon o noche de la Luna de Cosecha. Una preciosa luna llena que los antiguos agricultores utilizaban para apurar su trabajo cuando la luz no existía. Es con esta luna, cuando la noche y el día coinciden en duración, y es también con ella, cuando en la otra parte del mundo, en el Hemisferio Norte, se deja ver la alegre primavera.


clic en la foto
El otoño es la época en la que las tierras más gélidas del planeta, pintan sus cielos de colores variopintos y se muestran al mundo con gran derroche de belleza y poderío: son las auroras boreales. Esas que llegan con la estación madura y, que igualmente, se irán con ella. La esencia de "la estación triste" es una brisa que nos envuelve y nos invita a la reflexión, llevándonos de la mano al cobijo del calor de nuestros hogares.


clic en la foto
Es ahí donde encontramos el refugio para disfrutar de esas noches nubladas, lluviosas, o por el contrario, frías y despejadas. Esas noches donde desde el balanceo de una mecedora, acompañado de la luz tibia de una pequeña lámpara y el silencio de la chimenea ardiendo, invitan a nuestra mente a recorrer el pasado rememorando esos momentos irrepetibles.


clic en la foto
Autumnus es el espacio-tiempo idóneo que nos permite disfrutar, más hondo, de esas tardes sin sombras y en familia, a la vera de un buen café.