Time flies, es lo que alguna vez todo el mundo ha pensado. Y es que el tiempo vuela. Los ritmos de vidas actuales, nos llevan a acumular niveles de estrés insospechados. El famoso cansancio mental o insomnio, nos llega a través de ello y con ello, el trasvase de populares artes espirituales y estilos de decoración a Occidente, cuya finalidad es mitigar todos esos efectos secundarios causados por nuestro forma de vida.


clic en la foto
La meditación es una de las artes japonesas que cuenta con más popularidad en el viejo continente. Con ella, se busca que la mente vuelva a su estado natural después de haber estado viajando durante todo el día. Se pretende conseguir niveles profundos de relajación para encontrar la armonía y tranquilidad, apartando la inquietud y la perturbación. De la misma manera y en paralelo a la meditación, el estilo Zen en la decoración de interiores y exteriores busca transmitir sosiego y serenidad en nuestros espacios, a través de sus elementos y colores.


clic en la foto
Si en la decoración de exteriores la decoración Zen se caracteriza por la tendencia al minimalismo, la utilización de elementos como las piedras grandes, la grava blanca y la arena con algún toque verde o colorido a través de musgos, bonsáis o azaleas, en en la decoración de interiores, los colores suaves son la base de este estilo. El blanco, la escala de grises claros, ocres o beiges estarán presentes en paredes o cualquier elemento decorativo como mesas, sillas, lámparas o maceteros. De la misma manera, la decoración Zen para interiores contempla la inclusión de colores verdes u otros, a través del mobiliario pero siempre evitando el exceso.


clic en la foto
Por ello, los interioristas apuestan por un mobiliario de líneas sencillas y elegantes que proporcionen la pureza estética, el equilibrio y la armonía de cualquier hogar. Muebles bajos de madera natural o pocos industrializados, mezclados con otros elementos a través del bambú, el mimbre o la piedra. Precisamente, será esta última, la que sustituya a las cerámicas en los cuartos de baños y cocinas. Además, se iluminarán los espacios de forma indirecta transmitiendo intimidad, paz y orden.


clic en la foto
El estilo Zen ha sido y sigue siendo un must en la decoración de lofts, áticos y espacios amplios. La razón estriba, en que proporciona un toque distinguido y casi de culto que se fundamenta en espacios amplios y abiertos y en la enmarcación de las estructuras originales. El orden, la luminosidad y los espacios vacíos son predominantes en estas estancias.