Ejecutivos, financieros, directivos o artistas han sido hasta ahora los más fieles a la decoración XXL. Un estilo decorativo que llegó desde Nueva York, en donde los famosos lofts y los grandes áticos se dejaron querer por un estilo como éste. Los diseñadores se apoderaron de una decoración utilizada por aquellos que se pasaban la mayor parte del tiempo viajando y, desde ahí, evolucionó hasta convertirse en lo que es hoy; un reclamo social asociado a la gente de un estatus económico más alto que la media, alojados en apartamentos que simulan a aquellos de la city.



También, los grandes espacios y las estructuras diáfanas se dejan querer por la decoración XXL, introduciendo elementos de todo tipo sin restringir ni un solo habitáculo. Sin embargo, la frase aquella de ´decorar a lo grande´ fue rápidamente borrada por los interioristas, que la transformaron en ‘decorar lo grande’.Una moda en la que todo se hace a través de accesorios XXL. Así los interioristas consiguen destacar unos espacios en detrimento de otros. Las cocinas son de los rincones del hogar más beneficiados.



Basta con hacer uso de mesas grandes o sillas `pomposas` para convertirlas en vertiginosas salas de estar, donde tomarse un té o un café al atardecer.Las lámparas en tamaño XXL son de las piezas más requeridas, lo mismo se `dejan caer` en unas interminables escaleras desde un alto techo, que se convierten en el centro de atención de un dormitorio, una cocina, un cuarto de baño o un jardín. La iluminación juega, sin duda, un papel importante dentro de este estilo.Los maxi espejos son de las piezas claves.



Sobre el suelo, apoyados en el mobiliario o anclados a la pared se apreciarán como joyas. Otros accesorios como las griferías, las tan vistosas bañeras `al aire` e incluso los platos de ducha XXL, se colocan estratégicamente con la astucia propia de un buen interiorista.Los amantes de los sofás también tienen su parte en este tema. Los vestidores, los sofás centrales sin respaldos o los famosos sillones Chester, claman la atención en estos espacios ´neoyorquinos´. Al igual que los maxi cuadros, que se convierten en el centerpiece del espacio en el que se encuentran.



Como no, las alfombras dejan su propia huella y se introducen para romper con la monotonía. En tamaño XXL, los diseños más innovadores sacados de la creatividad de grandes como Patricia Urquiola, proporcionan un giro de 180º en un santiamén.