El interiorismo está de enhorabuena. Y es que, una vez más, arte y decoración se unen para reproducir a lo grande el estilo postimpresionista del dormitorio más admirado del mundo, la habitación en Arlés, de Vincent Van Gogh.
El Insituto de Arte de Chicago, ayudado por algunos artistas locales, han querido reproducir la habitación donde el pintor neerlandés, llevó a cabo las mejores obras de su vida.



La decoración de la estancia del artista en Arlés, está llena de detalles, y desde el punto de vista del interiorismo, se hace casi irresistible al análisis. Van Gogh quiso transmitir a todos el ambiente que lo llevó a los más alto en el mundo de la pintura. Un interiorismo colorista y sencillo, compatible y perfecto para el “descanso, la tranquilidad y el reposo absoluto” – en palabras del pintor.
Expertos de todo el mundo, analizan al detalle el estilo caótico, desordenado y algo confuso de la decoración del dormitorio y es, precisamente ahí, donde su recreación cobra importancia.
La novedad pasa por dormir en una obra de arte – literalmente –. Una experiencia posible para todos aquellos que visiten Chicago, en EE.UU. La habitación en concreto, está ubicada en un apartamento de Illionis y alquilarla es posible a través de AirBnb, una plataforma de alquiler de lugares únicos a nivel mundial.



La mejores críticas apuntan al precio por noche. Diez dólares americanos serán suficientes para disfrutar, no sólo de un interiorismo postimpresionista sino, del estilo de decoración propio del pintor Vincent Van Gogh. El precio incluye dos entradas al museo de Arte de Chicago y una exhibición especial de las tres versiones de la obra del pintor, La habitación en Arlés.
La cama del dormitorio ha sido creada en un tamaño más grande para alojar parejas. Tan sólo se permiten estancias de una noche y prometen una experiencia única para todos aquellos que se acerquen.
La grandiosidad de este hecho está, en que todos los detalles que rodearon al artista a lo largo de su vida, han sido representados con exactitud. Desde el azul de las paredes, al turquesa del piso, las sábanas amarillas, los jarrones de cristal o el edredón rojo, entre otras cosas.



Expertos y aficionados, alaban la idea de dormir en una obra de arte de Van Gogh. Tanto que febrero está completo, y ya sólo se aceptan reservas para el mes de marzo y hasta el 10 de mayo. Una experiencia deco que nos transporta, directamente, a 1888.