El día 5 del 5º mes del año 2015, a las 5:00 de la tarde, tuvo lugar uno de los eventos más recordados para la casa Chanel. En conmemoración a su perfume Chanel nº 5, la casa francesa abrió una de sus pop-up stores veraniegas más importantes, y lo hizo en Madrid. El perfume más famoso del mundo fue creado en 1921 y popularizado por el icono sexual de la época, Marilyn Monroe. Su frasco, de líneas súper rectas y sencillas propias del minimalismo de la marca, dio la vuelta al mundo. Desde entonces y hasta ahora, la sencillez de un estilo impreso en un bote de perfume, se ha convertido en la presentación de una marca de éxito que trabaja cada año para que su sello siga perenne en el tiempo. Tanto es así, que la firma francesa se ha inclinado hacia una nueva forma de negocio llamado pop-up stores.

Tiendas efímeras cuya duración puede ser de horas, días o meses. El número 32 de la famosa calle madrileña Claudio Coello, en la popular Milla de Oro del barrio Salamanca, acogió, el año pasado, la tienda efímera de verano más especial para Chanel. El edifico elegido correspondía a un antigua galería de arte y fue minuciosamente escogido, además de por la localización, por la conexión de la firma con el mundo del arte.





Durante siete meses, el tiempo que la tienda estuvo abierta, sus productos estuvieron expuestos como auténticas esculturas, dejando el lugar privilegiado a su perfume Chanel nº 5, y en donde los detalles y la decoración no pasaron desapercibidos. Azulejos de cerámica en los colores minimalistas representativos de la marca, el blanco y el negro, mobiliario de diseño con despliegue de elegancia y sencillez, siguiendo el lema de Coco Chanel: “Siempre simplificar, nunca añadir”, y la apuesta de la firma por una de las diseñadoras y arquitectas españolas más reconocida a nivel mundial, Patricia Urquiola, cerraron un espacio que se vistió con gusto y sutileza durante siete meses. Los asientos fueron una creación de Urquiola para Chanel y la estancia se decoró en base a la esencia de la marca.

En octubre del 2015, Chanel cerró su pop-up madrileña con un éxito rotundo en estilo, ventas y localización. Su pop-up veraniega para este año vuelve a la Costa Azul. Una lujosa villa mediterránea de Saint Tropez, La Mistralée, aloja ya la pop-up store de Chanel, que permanecerá abierta hasta el 5 de octubre.