Junio ha comenzado lleno de diseño, arte y decoración. Barcelona y, principalmente, Madrid acogen tres de los eventos de más repercusión nacional; la Barcelona Design week, DecorAcción y Casa Decor. DecorAcción ha vuelto por séptimo año consecutivo al Barrio de las Letras de Madrid, casi a la misma vez que la Barcelona Design week ha aterrizado en la capital catalana. Ambas se han encargado de mostrar al público, de una u otra manera, el significado profundo de decoración, arte y diseño.



Sin embargo, es Casa Decor la que alberga la atención en su 51ª edición. Hasta el 29 de junio, profesionales de la decoración, el diseño y la arquitectura, así como particulares seguidores del mundo deco, pasan por cada uno de los interiorismos que el evento expone. Este año, el lugar elegido es el edificio Casa Palacio, situado en el número 34 de la calle Atocha. Una construcción de casi 4,000 metros cuadrados que dan cabida a sesenta espacios diferentes, de ciento cinco profesionales que enseñarán al público, lo mejor sobre interiorismo y diseño. La singularidad de Casa Decor, es que cada año elige un edificio histórico diferente en donde la arquitectura del lugar se convierte en un extra para el evento.



Casa Palacio es una construcción de 1857 dotada de una estructura clásica con interiores modernos dignos de ver. vigas de madera, molduras de escayola, techos de una altitud extrema, una espectacular escalera principal, un paso de carruajes en la entrada y espacios sensacionales como el “gran salón” y la “salita real” en la primera planta.



Sin embargo, no es sólo un edificio que deslumbra por la majestuosidad de su edificación, sino por la perfecta combinación que hace de la arquitectura decimonónica con viviendas tipo loft, el concepto más moderno del siglo XXI.



Un auténtico escenario de cuatro plantas donde se exponen los mejores interiorismos llevados a cabo por expertos. Un edificio que ha estado en remodelación hasta el 2006 y que desde entonces y hasta el 2011, ha sido utilizado para diversas causas. Primero fue el restaurante Alborque, por entonces con una estrella Michelín, quien ocupó sus estancias, y justo después fueron los restaurantes La Arrocería de Atocha y la Casa de Comidas Casa María que sigue vigente actualmente en otra localización. Entre el 2011 y el 2014, le tocó el turno al Centro Ruso de Arte y Cultura y a partir de ahí, quedó vacío.



Sin duda Casa Decor, cuenta con un decorado portentoso para un evento único.