Premios Platino 

El pasado 22 de julio, Madrid acogió por primera vez la IV edición de los Premios Platino. Un evento que se celebró en la Caja Mágica de la capital y a la que acudieron numerosos rostros conocidos del panorama social. Las hermanas e interioristas Míriam y Nuria fueron las encargadas de la decoración de la sala ¡Hola! Welcome Platino que tuvo una acogida abrumadora. El interiorismo que crearon estaba inspirado en California, Palm Springs y Los Ángeles. Una ambientación tropical algo más moderna en el que incluyeron vegetación como herramienta principal para que los invitados se “refrescaran visualmente”, tal y como explicó Nuria.



La enorme superficie del espacio supuso todo un reto para Míriam y Nuria, ya que tenían que tener en cuenta la funcionalidad de cada espacio y la afluencia de gente. El espacio global tenía que ser un hilo conductor que permitiera la libre circulación de los invitados y que en cualquier giro se viera los espacios perfectamente decorados. La sala ¡Hola! Welcome Platino fue creado como un espacio luminoso de dos alturas en donde la planta superior, totalmente acristalada, permitía la visualización de la planta inferior.



La sala se constituía de tres espacios bien diferenciados; uno al que llamaron ‘lanzadera’ en donde se entrevistaban a los invitados, una zona de cóctel en donde relajarse y una zona de barra donde tomar un aperitivo. La sala se vistió de tonos pasteles acorde con el estilo de Palm Springs, en donde el blanco se entremezcló con elegancia. También se utilizó papel pintado de la colección ‘Cole&Son’ de Pepe Peñalver para revestir las barras del bar y una decoración vegetal de la firma La Sastrería de las Flores.



Míriam y Nuria Alías tenían claro que el cine no sería el tema principal de su interiorismo. Para las hermanas, la presencia de actores era suficiente para ello y prueba de esa distancia fueron lo photocalls que diseñaron, en donde el mimbre y las formas geométricas suaves fueron las bases de su creación.Las hermanas Alía son hijas de una arquitecta de interiores. Una profesión que las rodeó desde pequeña y las envolvió hasta convertirlas en jóvenes promesas del interiorismo.



Ambas trabajaron juntas durante ocho años, sin embargo, después de un tiempo decidieron separarse para emprender caminos diferentes. Aquellos años de trabajo en conjunto marcaron sus estilos basados en conceptos como la luz, el color, el gusto por la mezcla y la construcción de espacios alegres.