Alberobello, un pueblo patrimonio de la humanidad

En la región italiana de La Puglia, en el llamado Valle de Itria, existen unas construcciones originales convertidas en curiosos alojamientos conocidos como trulli. Alberobello, Locorotondo, Cisternino, Fasano, Putignano, Noci o Martina Franca son algunos de los pueblos que constituyen el área conocida como “Murgia dei trulli”. Hoy nos centramos en Alberobello, la capital de los trulli y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.




Su origen tuvo lugar en el siglo XVI cuando el conde de Conversano mandó construirlo en piedra seca, sin usar morteros ni cementos. Actualmente, son considerados uno de los ejemplos más extraordinarios de la arquitectura popular italiana. Una arquitectura que llama la atención por los tejados en forma cónica, además de por los gigantescos símbolos que aparecen en la parte superior de las estructuras y que los residentes de la época colocaban para atraer la buena suerte.



Alberobello tiene una población actual de casi 11.000 habitantes, en donde casi 4.000 de ellos viven hoy en los trulli. Cada uno de ellos tiene un tamaño diferente y, aunque la mayoría son de una planta, se pueden encontrar algunos hasta con dos. El mayor de los trulli de Alberobello es el conocido Trulli Sovrano, localizado justo detrás de la iglesia del pueblo y que da cabida al Museo dei trulli di Alberobello.



El interior de estas estructuras muestra una decoración rústica con toques modernos, en donde los techos abovedados, los arcos de medio punto y la estructura circular del espacio son toda una atracción para el visitante. Las vigas de madera en el techo del salón son otro de los puntos fuertes de la decoración y fueron usadas por los antiguos residentes para colgar alimentos. La piedra caliza y la madera son los materiales más importantes, mientras que la chimenea es la estructura a partir del cual se distribuye todo el espacio, constituyente de una sola habitación.



La decoración y la distribución del espacio es distinta de un trulli a otro, sin embargo, en todos aparece un mobiliario sencillo en donde las habitaciones muestran las camas encajadas en los espacios creados por la propia naturaleza, además de muebles auxiliares que completan el espacio. Los cuartos de baño son de los rincones más vistosos al presentar una decoración totalmente limpia con aires vintage. Mientras que las cocinas han sido totalmente reformadas con muebles de diseño de estilo sencillo y en consonancia con la decoración de la estancia.