4.500 millones de dólares de presupuesto, casi un millón y medio de metros cuadrados repartidos entre 10.000 habitaciones, servicios de hasta "seis estrellas", 12 torres dispuestas en anillo siguiendo un estilo que se ha dado a conocer como "fortaleza del desierto", 45 plantas, 70 restaurantes, 4 helipuertos, salones de lujo para bailes, convenciones, centros comerciales y la cúpula más grande del mundo, corresponden al hotel más lujoso del planeta y que se inaugurará en el 2017. No se encuentra ni en Nueva York, ni en Londres, ni siquiera en Dubai, está en Arabia Saudí y se llama Abraj Kudai.




El estudio de arquitectura que está llevando a cabo tan asombroso proyecto es el Dar Al-Handasah, que se ha encargado, expresamente, de contratar a los arquitectos y decoradores más prestigiosos del mundo. Las mejores fábricas de mobiliario y los más reputados diseñadores del sector del mueble, están ya en Arabia Saudí trabajando en el Abraj Kudai. El proyecto, que ha reservado las cinco plantas principales para los miembros de la familia real saudí, ha sido financiado por el ministerio de Finanzas del país.



Abraj Kudai está ubicado en el distrito de Manafia, en la ciudad más famosa del país debido a la peregrinación, La Meca, y a apenas unos kilómetros de la mezquita más sagrada del Islam, Masjid al-Haram.Desde Dar Al-Handasah han explicado que la construcción es "una mezcla entre teconología puntera y líneas tradicionales árabes". Un hotel de lujo que ya ha sobrepasado con creces, las 6.198 habitaciones del MGM Grand Hotel de Las Vegas y que ya ha sido catalogado por la prensa internacional como "algo propio de Disneyland".



Arabia Saudí se ha propuesto ser la referencia del lujo para el mundo. Así lo demuestran construcciones como el edificio catalogado como el más grande en tamaño por masa y el más alto de Arabia Saudí, el Abraj Al-Bait de La Meca, una torre de 601 metros de altura.En Yeda, otra de las ciudades más importantes del país, se está construyendo la Torre Yeda o Kingdom Tower que ostentará el título del edificio más alto del planeta con su kilómetro y pico de altura y que será terminada para el 2019.



Con Abraj Kudai, el país pretende dar cabida y confort a los peregrinos con mayor poder adquisitivo del mundo, los jeques árabes, lo que sin duda será una referencia en el mundo del diseño, la elegancia y el lujo. La prensa ya nombra La Meca como Meca-hattan, en alusión a Manhattan, y hablan de Arabia Saudí como el país de oro.